• Foto prueba

Ordenanza Municipal Reguladora de la Protección de Animales.

Artículo 21:
1.      Las personas que conduzcan perros y otros animales domésticos deberán impedir que éstos depositen sus defecaciones en las aceras, paseos, jardines y, en general, en cualquier lugar dedicado al tránsito de peatones.
2.      Para que evacuen dichas deyecciones, sin o existiera lugar señalado para ello, deberán llevarlos a la calzada junto al bordillo, lo más próximo al imbornal del alcantarillado, si lo hubiere, y nunca en las zonas destinadas al paso de peatones o a lugares de juego.
3.      En cualquier caso, el conductor del animal está obligado a recoger y retirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que hubiera sido afectada.
Artículo 74. Tendrán la consideración de infracción leve:
1.      No adoptar las medidas oportunas para impedir que los animales de compañía ensucien las vías o espacios públicos.